sábado, 11 de diciembre de 2010

Política de zonas liberadas

Los incidentes de Villa Soldati están reflejando, a mi juicio, el fracaso de la política de "no reprimir", que se empieza a parecer a una política de zonas liberadas. Si en un momento evitar el accionar policial pudo haber sido una medida positiva para prevenir nuevos episodios de violencia, está quedando claro que, en el mediano y largo plazo, esa política da lugar a otro tipo de violencia. A la larga, hay que buscar la forma de que el Estado pueda estar presente e imponer la ley sin excesos ni violación de derechos. Ya se ha dicho una y mil veces: donde no hay ley, el más fuerte gobierno a discreción. Así que desde el progresismo, sería bueno dejar de enorgullecerse tanto por no reprimir, y empezar a trabajar en una política más sustentable frente a la protesta social. Desentenderse de los problemas no es, hasta donde yo sé, una virtud política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada